Morirse a la griega y otras formas alejar a los espíritus

¡Vaya! Tu tío Andrikopoulos ha estirado la pata, las Moiras han cortado el hilo de su vida, Láquesis alzó la tijera y ¡CATA-PUM!, es historia. Aunque llevara media vida viviendo por todo el Mediterráneo él seguía viviendo día a día como un griego total. Pero griego de verdad, bien tradicional. Un auténtico heleno, que decía que eso de los otomanos y demás era todo inventado. Él quería pasar al otro mundo como un grande, como de la época de Pericles (no sabía nada el tito Andri).

Mientras el alma de Andri espera en la otra dimensión a que aparezca Hermes Psicopompo, una versión de Hermes que se pone serio para llevarte hasta el mundo de los muertos. El alma (psyché) abandona la Ecúmene, nuestro mundo, el conocido, y se dirige al Hades. Para que todo esto vaya bien, nosotras debemos de organizar un par de cosas y así descanse en paz y, sobre todo, para que no vuelva con toda su ira y nos deje bien tranquilas.

The Souls of Acheron, Adolf Hiremy-Hirschl (1898).

El cilenio Hermes llamaba las almas (psychàs) de los pretendientes, teniendo en su mano la hermosa áurea vara con la cual adormece los ojos de cuantos quiere o despierta a los que duermen. Empleábala entonces para mover o guiar las almas y éstas le seguían profiriendo estridentes gritos. […]  y el benéfico Hermes, que las precedía, llevábalas por lóbregos senderos. 

 Deuteronékyia, comienzo del canto 24 de la Odisea 

¿Cómo lo hacemos? Menos mal que tenemos un montón de información en unos cacharros llamados lécitos. Servían para perfumarse, pero como eso del perfume tenía mucho que ver con los muertos, pues a los griegos les daba por decorarlos con escenas de funerales y del más allá (qué agradable).

Mujeres haciendo ofrendas sobre una tumba.
440 a.C. Hypnos y Thánatos colocan en la tumba el cuerpo de Sarpedon.
s. V a.C., Ática. Una mujer, que ha muerto, se prepara para un baño pre-matrimonial. ¿Un baño antes de su matrimonio eterno con Hades?

Debemos empezar con el funeral familiar, un poco como se hace aún en la actualidad, exponiendo el cuerpo. Pero, no podemos olvidarnos de hacer un lamento ritual (Próthesis), lo que significa que las mujeres de las familias y otras mujeres que contrataremos para dárnoslas de importantes, cuántos más llantos mejor, llorarán a grito pelado mientras entonan cantos fúnebres. Hay que dejar claro al tío que estamos haciéndolo todo correcto, pues su alma aún está rondando el mundo de los vivos.

La preparación del cuerpo era ¡cómo no! una labor femenina, no es que tradicionalmente los hombres hayan ejercido algún tipo de trabajo manual por el estilo… Así que querida que me lees, te toca vestir al fallecido con el kosmos funerario dejando el rostro al descubierto y adornarlo con coronas, cintas y joyas. No olvides de poner en la puerta una rama de ciprés y una vasija con agua, elemento de purificación. 

Tras esto llega el momento de sacar al tío de casa. En la Ekphora, cortejo fúnebre, trasladaremos el cuerpo a su tumba. Allí, realizarás libaciones (verter líquidos varios) al muerto y los dioses, los sacrificios de pequeños animales y la ofrenda de objetos. Si tú tío se decide por un rito muy antiguo, de los tiempo de Aquiles, debes montar una pira funeraria, prenderle fuego, dejar que se queme y, finalmente, apagarla con agua y vino.

¿Hemos acabo? Pues no.

Los restos que hayan quedado tras las cremación debemos enterrarlos, pues enterrar a los muertos era un deber sagrado personal y social. Un cadáver insepulto condena al alma muerta a errar sin descanso y morar a tu alrededorI. Morris, un señor que sabe de esto mucho, discrepa de la idea tradicional que dice que el enterramiento depende de las épocas a sequías o carestías. Morris propone que el derecho al acceso a su sepultura depende de la capacidad adquisitiva. Todo es dinero. Habría grupos sin capacidad para acceder a las tumbas y el enterramiento, que al final era, es, una vía para demostrar poder económico y social. Uhmmmmmm… ¿te suena?

Peeeero, la muerte no termina con el enterramiento, ahora debemos hacer algo que parece que solo han conservado los americanos: la fiesta-comida-atracón-bebersio en casa del difunto, después de habernos lavado-desinfectado para quitarnos los restos de la muerte.

¿Al día siguiente? Pues otro lavado, esta vez con agua marina, y más banquete. Ve preparando el paracetamol. Y así nos la vamos a pasar al tercer, noveno y trigésimo día. Es de esperar que la cartera de todo el mundo no pueda soportar esto… normal que siempre se guarde dinero para el funeral de uno. Mientras, también sigue visitando la tumba y decorando la estela con flores y cintas u ofrendas, o sacrificios de animales (hembras o machos castrados, ojo cuidado). 

Por último, no te olvides de pasar de vez en cuando por la tumba, hacerle unciones con perfumes, así te llevas tus lécitos, y tratar de no olvidarte de la memoria de tu tío muy pronto.

Buen trabajo amiga, tu tío y los dioses están contentos con tu buen hacer. Ahora todo queda en lo bueno-noble que haya sido él. Aunque como todo griego va a ir al infierno, a no ser que hayas sido un pedazo de héroe tocado por los dioses y puedas ir a los Campos Eliseos (mira tú qué pesadez todas las publicaciones que lo han querido colocarlos en Canarias), hay distintos niveles del infierno según cómo hayas sido en vida. Cuando llegue a la orilla del río Aqueronte, que separa definitivamente al mundo de los muertos y por donde vagan las almas en pena, tendrá que cruzarlo gracias al barquero Caronte. Pero hay que pagar al barquero con alguna moneda traída desde el mundo de los vivos, si no, a convertirte en alma perdida. Al otro lado las almas encontrarán tres jueces, Minos, Radamantis y Éaco, a dónde te mandan del Tártaro, el lugar del tormento eterno. ¡Y a disfrutar!

Imagen principal: Luca Giordano: Deutsch: Fresken in der Galerie des Palazzo Medici-Riccardi in Florenz, Szene: Die Barke des Charon, der Schlaf der Nacht und Morpheus 

2 comentarios sobre “Morirse a la griega y otras formas alejar a los espíritus

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s