Abecedario de piezas arqueológicas en España (Q-Z)

Este 18 de mayo, día Internacional de los Museos establecido por el ICOM desde 1977, cerramos nuestro abecedario arqueológico por todo lo alto, con muchas piezas especiales y, casi, únicas.

QQuesera, Museo Arqueológico y Etnológico de Granada. Pues sí, para hacer queso, esta quesera en arcilla datada entre el 2700 y el 2400 a.C. En pleno Calcolítico encontramos muchas de estas. Procede del yacimiento de Las Angosturas, en el Guadix (Granada). El origen de este poblado estaría relacionado con asentamientos ocupados por poblaciones megalíticas que jalonan el curso medio del río Fardes. Este tipo de elementos son frecuentes en los contextos calcolíticos

Imagen de  Taoufik El Amrani Paaz. Disponible en el portal Ceres.

R Redes de pesca, Museo Nacional de Arqueología Subacuática (Cartagena). Bueno, lo acepto, te he mentido. No te puedo enseñar las redes, básicamente porque no se conservan, pero podemos inferirlas a través de las pesas, que sí han llegado hasta nosotras. ¿No os parece espectacular que haya gente que investigue la pesca a partir de haber interpretado eso como pesas? ¡Qué cabezas!

Según el equipo del investigador Bernal Casasola no hay mucha información de las redes de época fenicio-púnica, aunque sí que hay una diversidad de artes pesqueras. ¿Cómo lo saben? Pues a través de la convivencia en el tiempo de modelos diferentes, como las pesas cilíndricas.

En época romana hay muchos más modelos de pesas, algunas de gran envergadura lo que habla de pesas mucho mayores. A esa conclusión llegan mirando el grosor de los cabos de las relingas inferiores, que parecen haber duplicado su tamaño en relación a los ejemplares de época púnica.

Otra forma de saber cómo pescaban es conocer los peces, por ejemplo se sabe que tenían que existir redes de fondo por las especies de las que se conservan restos, como el rape o la ¿merluza?.

Pesa en forma de plomo del Museo de Arqueología Subacuática. Imagen extraída del portal Ceres.
Pesas fusiformes, en cerámica, procedentes de Septem Fratres (Ceuta), de cronología romana indeterminada (Museo
Municipal de Ceuta). Extraído del trabajo de Bernal Casasola (2008). «Arqueología de las redes de pesca».
. Esparavel y redes de pequeño porte usadas desde embarcaciones, según un mosaico de Susa de finales del s. II o
s.III d.C. (Yacoub, 1995, 239, fig. 121).

SShou Lao, el anciano del Polo Sur, Museo Nacional de Arqueología Subacuática (Cartagena). Vamos a viajar muy muy lejos… porque Shou Lao es una divinidad proveniente de Asia, una pieza poco común en nuestras tierras que posiblemente llegara junto a otras piezas con un mero valor comercial. Es el dios de la longevidad, un anciano barbado de cabeza calva y exagerada, que sostiene un cayado retorcido y, por lo general, un melocotón. Esta fruta es uno de los diversos emblemas chinos de la larga vida y para muchos pueblos de Asia Oriental es el símbolo por antonomasia de la inmortalidad.

Fue un dios de gran popularidad durante siglos en China, además de por otras partes de Asia Oriental. La primera mención data de 1443, pero hay constancia del culto a Shou Lao desde fechas muchísimo más tempranas. Aunque esta pieza posiblemente corresponda alrededor de los siglo XVII – XVIII.

Imagen toma del Boletín del Museo Nacional, 40, 2021.

TThymiaterion del Cerro del Peñón, Museo de Málaga. Sé que parece el falso cáliz que levantan en Indiana Jones 3 y acaba con el malo derritiéndose… pero no.

Pues realmente esto es un Thymiaterion, es decir, un tipo de recipiente para quemar perfumes usado en la Antigüedad. En este caso decorado con gajos en el centro y una flor de ocho pétalos invertidos.

Pertenece al yacimiento del Cerro del Peñón, cerca del río Vélez, un yacimiento próximo al poblado fenicio de Toscanos, en el que también se han encontrado restos de una instalación metalúrgica. Parece que en la Península Ibérica existían lugares donde se fabricaban, tanto para abastecer la demanda local como la del Mediterráneo occidental. La clase alta fenicia se distinguía ciertos actos rituales y por la categoría de los utensilios que empleaba; una de estas ceremonias era la quema de perfumes en acontecimientos religiosos, por lo que existiría una gran demanda de estos objetos de lujo.

Se conocen piezas parecidas a ésta, como el thymiaterion Clerq de París, cuya base y adorno floral son similares, o el de Villagarcía de la Torre (Badajoz), que tiene un quemador parecido.

UUrania, Museo de Arqueología Nacional (Madrid). Esta pieza apareció en el fondo de una alberca en una finca de Churriana junto a dos cabezas de Musas por lo que, probablemente, debió de formar parte de un programa ornamental integrado por las nueve Musas y Apolo en una villa romana no identificada aún (s. I d.C.).

Urania es la musa de la Astronomía, por eso lleva junto ella una esfera, que alude a los planetas y a la bóveda celeste. Por eso la identificamos, vamos. Aunque la verdad en la base en la que reposa habría un cartucho probablemente destinado a contener el nombre de la Musa.

A parte de ella, tenía otras ocho hermanas que Hesíodo describe como: » [Mnemósine, que es la madre después de pasar unas jornadas de placer con Zeus] dio a luz a nueve jóvenes de iguales pensamientos, aficionadas al canto y de corazón alegre, cerca de la más alta cumbre del nevado Olimpo«. Para Hesíodo Urania sería la octava de las musas. Su trabajo era inspirar las artes y las ciencias: ¡oh musas, inspiradnos! Además de que formaban el coro, como diosas del canto, del buen Apolo.

VVenus de Benaoján, Museo de Málaga. Esta es una de las piezas que te tocan muy adentro de lo antiguas que son y todo el significado que tienen. Fechada entre el III al II milenio a.C., aunque sin contexto arqueológico.

En la base es más ancha con ángulos redondeados, estrechándose en el centro para volver a ensanchase. Según nos describe el muso «en la parte alta tiene dos perforaciones, más abajo surgen dos pequeños volúmenes redondeados y en la zona más baja una zona punteada. Fue moldeada por alguien que quiso representar las formas de una mujer, con los ojos, los pechos y el vello púbico«.

Se conocen figuras similares en las pinturas rupestres, típicas del llamado arte esquemático, y con paralelos en otros yacimientos de la provincia (Necrópolis de Las Aguilillas) y fuera de ella.

Imagen perteneciente a la web del Museo de Málaga.

XeXvoto femenino, Fundación Rodríguez-Acosta (Granada). Un exvoto es un ofrecimiento que hacemos a una divinidad y que nos representa (o a veces solo a una parte de nosotros, como cuando te duele una pierna y entregas una «pequeña piernita»). A grandes rasgos, algo así. Es la memoria de quien visita el santuario. En el mundo ibérico conecta el mundo social con el imaginario religioso. Por tanto: son individuales, conectan directamente con la divinidad, pero está bajo unos códigos que todos conocen.

Un tipo muy conocido de estos exvotos son «las sacerdotisas«, que son bastante hieráticos o están en tensión y tienen volantes en el manto y/o velo y atributos como los brazaletes o los collares. Estudiar estos exvotos de sacerdotisas se ha vuelto fundamental para conocer a las mujeres íberas, porque son los que más aspectos diferentes (grupos sociales, tipo de representación y demás) tienen su reflejo en las imágenes.

Imagen obtenida del trabajo de Rueda Galán, C, (2007). «La mujer sacralizada». Complutum, Vol. 18: 227-235

YYamur, Museo de Córdoba. Aquí todas aprendemos porque, reconozco, que ni idea de que esto se llamara «yamur». ¿Y qué es? Pues eso que se coloca arriba del todo los alminares (o minaretes) de las mezquitas, para decorar representando los distintos cielos y proteger a quienes acuden a la oración.

Por encima de las cuatro bolas hay una veleta que queda rematada por una cruz con tres patas finalizadas en flor de lis. Todo formado por latón y hierro. Esta cruz se debe a la reutilización posterior, que cambió su forma original. Esta, en concreto, creen que procede de una mezquita de Alcolea (Córdoba). 

Imagen perteneciente a la web del Museo de Córdoba.

ZZapato medieval, Museo Arqueológico Nacional (Madrid). Para terminar una de esas piezas para practicar la empatía histórica, reconstruyendo a las personas que habitaron antes que nosotros. Zapato o botín correspondiente al pie izquierdo de Inés Téllez Girón (siglo XIII), segunda esposa del infante don Felipe, hermano de Alfonso X. De esas gentes que vivían en el norte de la Península, mientras en el sur se extendía Al Ándalus. está hecho de una sola pieza con costura en la cara interna; es de forma cerrada, con punta redondeada y en el talón conserva los dientes de la crestería que lo remataba. En el empeine se ven restos de la decoración, con una ancha cruz dorada (puede que un escudo).

Imagen perteneciente al MAN, disponible a través del portal Ceres.

Hasta aquí este abecedario arqueológico, con el que hemos visto una pequeñísima parte de la variedad del patrimonio de nuestros museos y celebramos todo el material al que podemos acceder gratuitamente. Espero que lo hayas disfrutado. Siempre tendrás todo el contenido disponible en la categoría del blog > Abecedario arqueológico.

¡Sigue disfrutando de nuestro patrimonio!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s